Lilith, Madre de los Demonios

Lilith

Lilith fue la primera esposa de Adán, antes de Eva, y hoy en día es considerada una de las figuras centrales del Satanismo moderno, y un símbolo de poder femenino e independencia. Es el primer súcubo, una de las concubinas del demonio Samael, y uno de los cuatro ángeles de la Prostitución Sagrada. Suele ser representada como una bella mujer pelirroja. Aquí conocemos su historia.

Las leyendas sobre Lilith

Existen varias historias sobre Lilith, provenientes de la mitología mesopotámica y judaica. Las menciones más antiguas conocidas proceden de textos asirios, sumerios y babilónicos, donde se conoce como un seductor demonio nocturno de nombre Lilitu.

En el judaismo, mantiene esas características pero se cuenta más sobre ella. En el Génesis Rabba se relata que en el sexto día de la creación la mujer no existía aún. Adán vio a todos los animales de la creación, machos y hembras, y se sintió celoso de su amor. Se apareó con todas las hembras, y reclamó a Yahveh que ninguna de ellas era apropiada para él. Entonces Yahveh creó a Lilith, del mismo barro que había creado a Adán.

Sin embargo, Adán y Lilith tuvieron conflictos. Al tener sexo, Lilith se negó a posicionarse debajo de Adán, argumentando que ella es igual a él y no inferior. Adán se enfureció con ella y Lilith abandonó el Edén para dirigirse al Mar Rojo, donde habitaban demonios. Producto de su lujuria con ellos, nacieron los lilim. Tanto Lilith como los lilim son considerados demonios nocturnos que seducen y abusan de los hombres en sus camas, y producen sueños eróticos. Los lilim masculinos se conocen como íncubos, mientras que los femeninos son los súcubos.

Otra leyenda sobre Lilith procede del Zohar. Allí se cuenta que luego de que Caín matase a Abel, Adán no quiso volver a tener relaciones con Eva, y se mantuvo separado de ella por 170 años. Durante ese tiempo Lilith y otro demonio súcubo, Naamah, sedujeron a Adán y tuvieron sexo con él. Como resultado de esas uniones, nacieron los demonios y espíritus conocidos como las «Plagas de la Humanidad». El Zohar se refiere a Lilith como «la pecadora».

Pareja de Samael

El Tratado de la Emanación Izquierda, del rabí Isaac ben Jacob Ha-Cohen, es el primer texto que habla de Samael y Lilith como pareja. Allí se cuenta que estos demonios «nacieron como uno solo» y son las contracaras malignas de Adán y Eva. Constituyen el aspecto oscuro de la creación, las facetas masculina y femenina de las fuerzas impías. El texto lo expresa de la siguiente manera:

Samael se contrapone a la forma de Adán y Lilith a la de Eva. Ambos nacieron como uno solo en un nacimiento espiritual, como contrapartida o formas paralelas a las de Adán y Eva: Arriba y abajo, dos formas gemelares. 

La matrona Lilith es la pareja de Samael. Ambos nacieron a la misma hora a semejanza de Adán y Eva, estando entretejidos el uno al otro.

La oposición entre Adán y Eva por un lado, y Samael y Lilith por el otro está representada en La Llave de la Magia Negra (1897), el segundo libro de La Serpiente del Génesis, de Stanislas de Guaita, a través del pentagrama y el pentagrama invertido, como se puede ver a continuación. En el pentagrama invertido, Baphomet es la figura que representa la confluencia de los aspectos masculino y femenino de Samael y Lilith, ya que tiene rasgos masculinos y femeninos al mismo tiempo.

Pentagramas normal e invertido
Pentagrama normal con los nombres de Adán y Eva, e invertido, con los de Samael y Lilith. Ilustración de La Clef de la Magie Noire (1897).

Así como existe una leyenda que cuenta que Lilith sedujo y tuvo sexo con Adán, existe también una que relata que Samael sedujo y tuvo sexo con Eva. Así, aparecen caracterizados como las fuerzas corruptoras que provocaron la caída de Adán y Eva, y por consiguiente de toda la humanidad.

Según el Tratado de la Emanación Izquierda, Samael y Lilith tienen tienen una serpiente o dragón ciego llamado Tanin’iver, al que montan y brinda pestilencia al mundo. Tanin’iver es «el vínculo, el acompañamiento y la unión entre Samael y Lilith», y es comparado al demonio Leviatán.

Según el Zohar, Lilith no es la única pareja de Samael, tiene cuatro. Junto a Naamah, Agrat bat Mahlat y Eisheth Zenunim, Lilith es uno de los cuatro Ángeles de la Prostitución Sagrada. Se trata de mujeres que, al tener relaciones con Samael, se convirtieron en mujeres demonio, y dieron a luz al resto de los demonios. Lilith es la más conocida de las cuatro, y suele ser vista como la autoridad entre ellas.

El Sigilo de Lilith

La figura que podemos ver a continuación se conoce popularmente como el Sigilo de Lilith. Sin embargo, es una creación moderna y no proviene de ninguna fuente antigua. Ha sido diseñado por el ocultista Robert Artisson, quien, reconociendo la demanda de un Sigilo de Lilith, decidió crear uno para su utilización en rituales.

Sigilo de Lilith
Sigilo de Lilith.

El Espejo de Lilith

Se conoce como el Espejo de Lilith a un ritual que se puede encontrar en el Manual de Múnich de Magia Demoníaca, un famoso grimorio del siglo XV. El objetivo de este ritual es el de invocar a Lilith o a sus demonios ayudantes, para hacerles preguntas y obtener información o conocimiento sobre cualquier tema. Además de los pasos a seguir, en el grimorio se incluye una ilustración del círculo mágico que debe dibujarse y usarse durante el ritual.

La apariencia de Lilith

Lilith suele ser representada como una hermosa joven de cabello largo y pelirrojo, generalmente desnuda. Suele también estar acompañada por una serpiente. A veces también se la representa con piel de serpiente, o transformándose en una. En el Fausto (1790) de Goethe, Lilith es llamada «la bella bruja», y Mefistófeles dice de ella:

La mujer de Adán, la primera. Cuídate de ella.
Su alarde de belleza es su peligroso cabello.
Cuando Lilith lo enreda alrededor de los jóvenes
No los deja ir más.

Es debido a Lilith que desde la antigüedad hasta nuestros días en algunas partes del mundo se ha visto a las pelirrojas como posibles brujas y agentes de Satán. Los hombres pelirrojos también han sido objetivo de estos prejuicios, ya que se dice que Judas Iscariote era pelirrojo y muchas veces se lo ha representado de esa manera.

Demonio Lilith
«Lilith», por Roberto Ferri, 2008.
"Lilith" por John Collier
«Lilith» por John Collier, 1892.

2 comentarios en “Lilith, Madre de los Demonios”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

You cannot copy content of this page