El demonio Astaroth

Astaroth

Astaroth es, en demonología, el Gran Duque del Infierno y uno de los demonios más importantes. Según grimorios antiguos como el Grimorium Verum y el Gran Grimorio, Astaroth junto a Lucifer y Belcebú forman la Trinidad Impía, que constituye la más alta jerarquía del Infierno. Aquí conocemos más sobre este demonio.

Astarté

El nombre de Astaroth está vinculado de cerca con el de la diosa mesopotámica de la fertilidad, Astarté. Ambos nombres son muy similares. En los textos bíblicos, Astarté es llamada «Ashtoreth», y se utiliza varias veces el plural «Ashtaroth», que suena casi idéntico a Astaroth. El significado del plural no está claro, pero se especula que era una manera de denominar, en general, a todos los templos y estatuas de Astarté, a todos los aspectos de la diosa, o a todas las diosas paganas genéricamente.

Por la similitud de nombres, hay quienes consideran que Astaroth y Astarté son el mismo demonio. Sin embargo, en demonología, Astarté (o Astartea) es generalmente considerada una figura independiente, consorte de Astaroth. Preside los placeres del amor y de la noche, y se la describe con cabeza de ternera y tres cuernos en forma de media luna.

Astaroth en el Libro de Abramelín

Una de las menciones más antiguas del nombre Astaroth procede del Libro de Abramelín, y desde entonces aparece en la mayor parte de los grimorios ocultistas de los siglos posteriores. No se sabe a ciencia cierta en qué año este libro fue escrito. Supuestamente se escribió cerca de 1458, pero los manuscritos más antiguos de los que se tiene conocimiento son de 1608.

Astaroth es mencionado específicamente en el Libro de Abramelin en un listado de demonios que es posible invocar. Figuran, en una primera categoría, los cuatro Reyes: Lucifer, Leviatán, Satán y Belial. Luego, los ocho Duques: Astaroth, Magoth, Asmodi, Belcebú, Oriens, Paymon, Ariton y Amaymon. Finalmente, pueden encontrarse varias listas de sirvientes de estos demonios principales. 35 aparecen nombrados como sirvientes de Astaroth, y 53 más como sirvientes de Astaroth y Asmodeo.

Astaroth en el Pseudomonarchia Daemonum

Otra mención digna de interés es la del Pseudomonarchia Daemonum de Johann Weyer. El texto es un apéndice de su obra De praestigiis daemonum (1577) y consiste en una lista de demonios, junto a las horas y días más apropiados para rendirles culto. De Astaroth se dice que es un gran y fuerte duque, en la forma de un ángel nefasto, sentado sobre un dragón infernal, y sosteniendo en su mano derecha una víbora.

También se dice que responde realmente acerca de asuntos sobre el presente, pasado y futuro, y sobre toda clase de secretos. Habla voluntariamente sobre el creador de espíritus, sobre la caída de éstos, y acerca de cómo él mismo pecó y cayó. Está muy educado en ciencias liberales, y comanda cuarenta legiones. En el mismo texto se recomienda a los exorcistas no acercársele, debido al hedor de su aliento. Para protegerse, el conjurador debe utilizar un anillo mágico de plata y sostenerlo delante de su nariz.

Astaroth en el Diccionario Infernal

En el famoso Diccionario Infernal (1818) de Jacques Collin de Plancy, la descripción de Astaroth es muy similar, con algunos añadidos:

Gran duque muy poderoso en los infiernos, que tiene una figura de un ángel muy feo, y se muestra galopando sobre un dragón infernal, teniendo en la mano derecha una víbora. Algunos mágicos dicen que preside al Occidente, que procura la amistad de los grandes señores y que es menester evocarle el miércoles. Los Sidonianos, los filisteos y algunas sectas de los judíos le adoraron.

Es, según dicen, gran tesorero de los infiernos y da buenos consejos cuando se ponen a su dictamen leyes nuevas. Viterio nos dice que sabe lo pasado, lo presente y lo venidero, que responde voluntariamente a las preguntas que se le hacen sobre las cosas más secretas, y que es muy fácil hacerle hablar sobre la creación, las faltas y la caída de los ángeles, de quienes sabe muy bien toda la historia; pero sostiene que ha sido castigado injustamente.

Enseña a fondo las artes liberales y manda cuarenta legiones, pero aquel que le mande venir debe procurar que no se acerque demasiado a causa de su insoportable hedor, por cuyo motivo debe llevarse bajo las narices un anillo mágico de plata, que es un preservativo contra los fétidos olores de los demonios. Astarot además ha figurado en muchos procesos.

Pero por supuesto, lo que más se ha difundido del Diccionario Infernal en relación a Astaroth es la ilustración que acompaña al texto, la representación de Astaroth más conocida. Allí vemos al demonio en forma humana, con alas emplumadas y una corona en su cabeza. Está montado sobre una bestia con alas de murciélago y cola de serpiente.

Astaroth en el Diccionario Infernal
Astaroth en el Diccionario Infernal

El sigilo de Astaroth

La Llave menor de Salomón (Lemegeton Clavicula Salomonis) es un famoso grimorio del siglo XVII que contiene 72 sigilos de demonios, entre ellos el de Astaroth, que vemos a continuación.

Los sigilos son símbolos utilizados en magia ritual. Constituyen el «nombre verdadero» de un ángel o demonio y, según varias tradiciones mágicas, es necesario utilizarlo para invocar a la entidad correspondiente. En el Lemegeton Clavicula Salomonis, además de proveerse el sigilo, hay una descripción de este demonio y se indica que el mejor momento para invocarlo es los miércoles entre las 10 y 11 pm.

Sigilo de Astaroth
Sigilo de Astaroth

Invocación a Astaroth

Astaroth es uno de los demonios más nombrados en el Manual de Múnich de Magia Demoníaca, un famoso grimorio del siglo XV que contiene rituales y hechizos para obtener toda clase de favores y poderes sobrenaturales. En general es nombrado junto a otros demonios, en los rituales de adivinación.

La firma de Astaroth

Una historia curiosa involucrando a Astaroth es la de las posesiones de Loundun, un célebre juicio que se hizo por brujería en Loundun, Francia, en 1634. Todo comenzó cuando monjas de un convento en esa localidad denunciaron haber sido poseídas por demonios, lo que condujo a una investigación por parte de la Iglesia Católica. En el juicio resultante, un sacerdote llamado Urban Grandier fue acusado de haber invocado a los espíritus malignos, declarado culpable, torturado y quemado en la hoguera.

Como parte de la evidencia contra Grandier, se utilizó el manuscrito de un supuesto pacto con el Diablo, firmado por Grandier y varios demonios, entre ellos Astaroth. En el texto, Grandier promete su alma a cambio de «el amor de las mujeres, la flor de las vírgenes, el respeto de monarcas, honores, lujurias y poderes». Abajo podemos ver la página con las firmas de Lucifer, Belcebú, Satán, Astaroth, Leviatán, Elimi y Baal Berit. La firma de Astaroth es la primera de la segunda fila.

Pacto de Urban Grandier con la firma de Astaroth
Pacto de Urban Grandier con la firma de Astaroth

1 comentario en “El demonio Astaroth”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

You cannot copy content of this page