El Diccionario Infernal

Diccionario Infernal

El Diccionario Infernal (título original en francés, Dictionnaire Infernal) es un famoso libro sobre demonología. Fue escrito por Jacques Collin de Plancy y publicado por primera vez en 1818. Hubo varias ediciones del Diccionario Infernal, pero la más conocida es probablemente la de 1863, que incluye 69 ilustraciones de Louis Le Breton mostrando las apariencias de muchos demonios. El arte de Le Breton se convirtió gracias a este libro en la base de todas las futuras representaciones de demonios y criaturas infernales.

Entre 1818 y 1863 hubo varias reimpresiones del Diccionario Infernal, con pequeños añadidos y cambios. Por ejemplo, la edición de 1826 en su tapa definía al libro como: El Diccionario Infernal, o la Librería Universal de seres, personajes, libros, actividades y causas que competen a las manifestaciones de la magia y el tráfico con el Infierno, la adivinación, las ciencias ocultas, los grimorios, maravillas, errores, prejuicios, tradiciones, folklore, las varias supersticiones, y en general todas las manifestaciones de las creencias maravillosas, sorprendentes, misteriosas y supernaturales.

Los Demonios

En el Diccionario Infernal se detallan toda clase de sucesos y personajes sobrenaturales, pero los artículos más citados son en general los referidos a demonios, de los cuales están listados desde los que tienen más baja jerarquía hasta los Príncipes del Infierno. Aquí un resumen de algunos de los artículos sobre demonios más memorables del Diccionario Infernal:

ASMODEO. Demonio destructor el cual según algunos es en los infiernos el superintendente de las casas de juego. Siembra la disipación y el error. Se dice que Asmodeo es la serpiente que sedujo a Eva.

ASTAROTH. Gran Duque muy poderoso de los infiernos, que tiene una figura de ángel muy feo, y se muestra galopando sobre un dragón infernal, teniendo en la mano derecha una víbora. Gran tesorero de los infiernos.

BELFEGOR. Demonio de los descubrimientos e invenciones ingeniosas. Seduce a los hombres tomando a su vista el cuerpo de una joven y dándoles muchas riquezas.

Demonios del Diccionario Infernal
Ilustraciones de demonios del Diccionario Infernal

BELIAL. Demonio de la sodomía. Se dice que el Infierno no ha recibido espíritu más disoluto, más borrachón ni más enamorado del vicio por el vicio mismo. A pesar de que su alma es hedionda y vil, su exterior es hermosísimo, lleno de gracia y dignidad.

BELZEBU. Príncipe de los demonios. El más criminal después de Satanás. Su nombre significa «Señor de las Moscas». En Las Clavículas de Salomón Belcebú se dice que aparece algunas veces bajo monstruosas formas, como las de un enorme becerro, o de un macho cabrío, también bajo la forma de una mosca prodigiosamente grande.

EURINOMIO. Príncipe de la muerte, diablo principal según algunos demonómanos. Tiene unos colmillos muy grandes y agudos, un cuerpo deforme y lleno de llagas. Cubre sus fealdades con una piel de zorra.

GOMORY. Fuerte y poderoso duque de los infiernos que aparece bajo la forma de una mujer hermosa, con una corona ducal sobre la cabeza y montada en un camello. Contesta muy bien sobre lo presente, pasado y futuro, y hace descubrir los tesoros ocultos; enciende el amor en el corazón de casadas y doncellas y manda 26 legiones.

LEVIATAN. Gran almirante del infierno, gobernador de las regiones marítimas de Belcebú. Le enseña a mentir y a impostar a la gente. Es tenaz, firme en su puesto y difícil de exorcizar.

LUCIFER. Nombre del espíritu que preside en Oriente. Aparece bajo la forma de un niño muy hermoso. Cuando está enojado, tiene encendido el rostro. Justiciero mayor de los infiernos.

MAMMON. Demonio de la avaricia. Milton dice que fue el primero que enseñó a los hombres el abrir el seno de la tierra, y que condujo sus manos impías a las entrañas de esta tierra madre, para arrancar de ella tesoros muy sabiamente encerrados.

MOLOCH. Príncipe del país de las lágrimas, miembro del consejo infernal. Según Milton, Moloc es un demonio terrible rodeado de las lágrimas de las madres y de la sangre de los niños.

PAN. Príncipe de los demonios íncubos. Se lo representa bajo la forma de un hombre en la parte superior de su cuerpo y con la figura de macho cabrío desde la cintura a los pies. Es el emblema de la naturaleza.

SAMAEL. Príncipe de los demonios, según los rabinos; él fue quien montado en una serpiente sedujo a Eva. Tiénenlo también por el ángel de la muerte al que representan ya con una espada, ya con un arco y flechas.

SATANAS. Demonio de primer orden, jefe de los demonios y del infierno según los teólogos, demonio de la discordia según los demonómanos, príncipe revolucionario y jefe del partido de la oposición en el gobierno de Belcebú.

VOLAC. Presidente superior de los infiernos, que se aparece bajo la forma de un niño con alas de ángel, montado en un dragón con dos cabezas: conoce la morada de los planetas y el lugar a donde se retiran las serpientes y le obedecen treinta legiones.

Quienes deseen hojear la edición original del Diccionario Infernal de 1818 en francés, pueden encontrarla aquí. La edición ilustrada de 1863, con grabados de Louis Le Breton, está aquí. Ambas pueden ser descargadas como PDF. Una versión en español puede encontrarse en nuestra Biblioteca.

1 comentario en “El Diccionario Infernal”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

You cannot copy content of this page